«

»

PSICO-NEURO-INMUNO-ENDOCRINOLOGÍA (PNIE): DEFINICIÓN-INTRODUCCIÓN

PSICONEUROINMUNOENDOCRINOLOGÍA (PNIE)

LIBRO PNIEDEFINICIÓN-INTRODUCCIÓN.

La psiconeuroinmunoendocrinología (PNIE) comprende  el estudio de la relación de los mecanismos regulatorios y de control del organismo. La comunicación entre sus componentes es determinada por diferentes tipos de señalización molecular, conformando así distintos subsistemas en permanente interrelación. Clásicamente tenemos un subsistema psíquico-neurológico dado por los neurotransmisores,neuromediadores y neuromoduladores, otro inmunológico, dado por las interleuquinas e inmunomediadores y otro endocrinológico dado por las hormonas y péptidos

La psiconeuroinmunoendocrinología (PNIE) comprende  el estudio de la relación de los mecanismos regulatorios y de control del organismo. La comunicación entre sus componentes es determinada por diferentes tipos de señalización molecular, conformando así distintos subsistemas en permanente interrelación.

Clásicamente tenemos un subsistema psíquico-neurológico dado por los neurotransmisores,neuromediadores y neuromoduladores, otro inmunológico, dado por las interleuquinas e inmunomediadores y otro endocrinológico dado por las hormonas y péptidos. Pero hoy sabemos que cadauno de los componentes que forman la PNIE es capaz de interrelacionarse con otro o bien actuar sobre sí mismo (automodulación) mediante todos los idiomas PNIE, así, ningún mensajero es propio de un sistema sino que todos son “vehículos de información” psico-neuro-inmuno-endócrinos.

 Podríamos decir, en sentido amplio, que se trata de los sistemas de comunicaciones entre las distintas partes del organismo, conceptualizados en una red de trabajo interrelacionada (network) que  deben funcionar armónicamente como un todo y en permanente interconexión con el medio en que se desarrollan.

NEUROANATOMÍA Y NEUROFISIOLOGÍA

El sistema PNIE está constituido por distintos subsistemas con bases anatómicas y funcionales propias e interrelacionadas. A continuación describiremos a cada uno de ellos, como base teórica para posteriormente describir la fisiología y la fisiopatología de  cada eje PNIE  en sucesivas entregas.

 I. Psicológico

Este nivel se encuentra expresado fundamentalmente  por los circuitos  límbico, paralímbico y pineal.
Estas estructuras son las encargadas de la exteriorización de las conductas ante el procesamiento de las emociones.

1) Circuito Límbico: es el circuito de lo vital, de lo propioceptivo, de lo primigenio, de lo visceral y de lo ancestral; estando compuesto de varios centros fundamentales:

Hipocampo: responsable de las memorias propias y de las memorias genéticas o instintos. Es el sitio de mayor interacción PNIE, con receptores  para esteroides y otras sustancias, dependiendo de esta 2 estructura la modulación de varios ejes gonadales (principalmente en el stress homeostático y en el distress). 

Su alteración fisiológica y su reducción anatómica se observa en enfermedades que cursan con sindrome de fatiga crónica, síndrome de stress postraumático)

Amígdala: responsable de la autopreservación y de las vivencias de familiaridad, procesador del disparo conductual de “fight, flight, faint y freeze” en respuesta a alguna amenaza. Sus centros mediobasales son más antiguos y conectan con el resto del sistema límbico, sus núcleos corticolaterales son más nuevo y conectan con el telencéfalo.

Septum: responsable de la preservación de la especie (los  mecanismos de moderación septohipocampales son fundamentales en la génesis de la ansiedad como veremos en la segunda parte de este curso Comisura anterior: responsable de la conexión de fibras blancas límbicas de ambos hemisferios.Es al sistema límbico lo que el cuerpo calloso es al telencéfalo. Ambos presentan más fibras de asociación en cerebros femeninos que masculinos. Ganglios basales límbicos:  accumbens y fundus striati, encargados de darle estabilidad a las conductas instintivas (al igual que el estriado extrapiramidal lo hace con el movimiento). El estriado ventral es psiquiátrico, describiéndose alteraciones funcionales en desordenes afectivos y psicosis.

De  este modo este sistema nos conecta con lo más primitivo, lo más arcaico o ancestral de nuestras emociones y conductas. Decimos que me permite la vinculación de mi persona conmigo mismo.

2) Circuito Paralímbico: es el circuito de lo valorativo, del dar importancia, de jerarquizar y está compuesto por:

Cortezas tempobasolateropolar y entorrinal: conectan lo sensorial con lo protopático y lo emocional. Dan sentimiento a las sensaciones. Recordemos que en las alteraciones del neurodesarrollo, descriptas en la génesis de las psicosis, se describen fallas en la migración en las capas basales con falta de maduración de sus células.

Corteza orbitaria: sede del “yo social”. Actúa como la corteza de la  censura, evitando actos pulsionales en aras de un bien común, es una de las cortezas que más nos diferencias de nuestros primos primates. Su disfunción está descripta en psicópatas impulsivos y su hiperactividad en meláncolicos inhibidos graves.

Corteza prefrontal: cumple una función cognitiva y de intelectualización de las vivencias. Es la corteza del razonamiento y sus connatos emocionales, disminuyendo su función en los estados de deterioro cognitivo. Su componente dorsolateral es responsable de la función ejecutiva, que se pierde en las psicosis y en las enfermedades mentales crónicas.

 

3) Cortezas asociativas: vinculan los centros sensoriales primarios que recepcionan la señal sensorial con el reconocimiento y el procesamiento de la misma. Valga como ejemplo que con la corteza visual 17 vemos forma y dimensión, con la 18 obtenemos mejor definición y reconocimiento pero solo con la 19 logramos el reconocimiento físico y emocional de un objeto o sujeto.

Cerebelo: considerado un adaptador conductual, que regula el tono de respuesta fina del equilibrio motor, sensorial y conductual. Este órgano del SNC estuvo mudo (o mejor dicho, nosotros fuimos sordos a él) durante mucho tiempo, en que solo lo vinculabamos al movimiento motor. Hoysabemos que alteraciones funcionales en su conexión con circuitos  fronto-talámicos forman parte de la etiopatogenia de varias psicosis de aparición temprana.
 
Así, este sistema paralímbico, filo y ontogenéticamente más nuevo que el límbico, me permite relacionarme con los otros, mis congéneres.
 
3) Circuito Pineal: es el responsable de la traducción de las señales lumínicas en químicas, permitiendo la sincronización de los ritmos biológicos endógenos (ritmos circadianos), con los ritmos externos.
Iniciandose en las células ganglionares retinales, se integra en el núcleo supraquiasmático hipotalámico (marcapasos endógeno) y termina en la glándula pineal. Esta produce al menos veinte sustancias diferentes que actúan como sincronizadores de distintos ritmos biológicos. 

Entre las más importantes podemos mencionar a la melatonina, la arginina, la vasopresina y el factor inhibidor de la secreción de gonadotrofinas (GIF). El sistema permitirá la sincronización de los ritmos internos hipotalámicos con losritmos exógenos dados por los llamados  zeitgebers  o dadores de tiempo como el ciclo luz-oscuridad, la disponibilidad de alimento y la estacionalidad, entre otros.
Así este sistema me permite vincularme con el mundo que me rodea y preveer y anticipar probables cambios en el medio ambiente.
Concluimos entonces que todo mensaje o estímulo externo se recibe en el telencéfalo (cerebro nuevo o neocortezas o hemisferios), se discrimina y se ordena protopáticamente en el diencéfalo (el cerebro animal o medial) y se responde con conducta motora  mediada por neurotransmisores o conducta autonómica o conducta emocional mediada por otros neuromediadores.

II. Neurológico

Se expresa por el SNC y SNP, fundamentalmente mediante neurotransmisores y neurorreguladores. Los neurorreguladores se encuentran en mayor número que los neurotransmisores e incluyen, entre otros a los péptidos hipotalámicos, enterohormonas y citoquinas. 

4) Recordemos que la glia es fundamental como componente del SNC y que se encarga de funciones de crecimiento, de soporte, de conducción, de producción de factores de crecimiento neurales y de fenomenos de neuroplasticidad  Debemos detenernos y explicarlo sencillamente pero  de forma completa, los sistemas de neurotransmisión y los sistemas de conducción de señales del SNC, pero por motivos didáctico de programación, lo haremos en la entrega N° 2.

III. Endocrinológico

El  Hipotálamo, como principal estructura neuroendócrina está conformado por la región cerebral que rodea el sector inferior del tercer ventrículo, extendiéndose desde el quiasma óptico a los cuerpos mamilares. Se encuentra conectado entre sí, con la neocorteza, con las otras áreas cerebrales y con  el sistema inmune. Produce factores  peptídicos o glucopeptídicos uni o multifuncionales que regulan en forma inhibitoria o estimulatoria la liberación de hormonas hipofisarias, las que a su vez regulan a las hormonas periféricas. De esta forma, se vinculan y regulan las conductas efectoras (endocrinas) con los estímulos viscerales y/o emocionales.   iV. Inmunológico   El sistema inmune (= exento de) posee como principal función la discriminación entre lo propio y lo ajeno. Comparte esta función con el SNC además de ser los dos únicos sistemas del organismo con capacidad de memoria y de aprendizaje. Ambos tienen regulación por maduración y apoptosis, es decir, que comparten características afines, no habituales para otros sistemas (una célula parietal gástrica  no discrimina si el ácido lo produjo su medio o proviene de un alimento, el SNC si diferencia lo propio y el sistema Inmune tampoco debiera cometer dos veces el mismo error salvo en las enfermedades autoinmunes). Sus celulas efectoras se dividen en distintos tipos de subpoblaciones de linfocitos según sus CD o clusters de diferenciación; que son grupos de anticuerpos monoclonales utilizados como marcadores de maduración o de activación linfocitaria. 5) Son fundamentales en el sistema inmune los procesos de comunicaciónmediados por sustancias llamadas citoquinas. Dentro de las citoquinas están las linfoquinas con actividad predominantemente linfocitaria y dentro de estas las interleuquinas.  Tradicionalmente se denominaron interleuquinas a los mediadoresleucocitarios que no habían recibido un nombre anterior de acuerdo con sus funciones; como ya lo habian recibido otras interleuquinas como los factores de crecimiento, los interferones y los factores de necrosistumoral. Todas las citoquinas son plurifuncionales y  actúan siempre en forma complementaria. Para poder conceptualizarlo mejor pensemos que cada una de ellas es una palabra en una frase de citoquinas que será parte del mensaje producido; el resto del sistema inmune y de sus sistemas relacionados sólo escucha y responde al mensa

Efectos protectores y perjudiciales de los mediadores del estrésAsí, las interleuquinas:

▪ Son unidades de información producidas en una célula de diferentes tipos celulares que ejercen su acción sobre otras células de la misma o de diferente estirpe. (pleiotrofismo).

▪ Son inmunotransmisores que vehiculizan  información en el sistema PNIE.  

▪ Componen sistemas de regulación autócrina, parácrina y endocrina.  

▪  Sus funciones son la resultante de las acciones sumadas, potenciadas, modificadas o inhibidas de unas sobre las otras (complementariedad plurifuncional).  

▪ Son producidas durante fases tanto de inmunidad inespecífica como específica.  

▪ La regulación ejercida es breve y autolimitada.  

▪ Determinan diferentes efectos sobre una misma célula blanco (target).  

▪ Sus acciones son a menudo redundantes.  

▪ La acción de una está influenciada por otras.  

▪ Poseen señales específicas para regular la expresión de muchos de sus receptores.

▪ La mayoría de sus respuestas celulares requieren síntesis de ARNm y proteínas.  

▪ Actúan regulando la división de muchas células blanco (ej: GF).

Las funciones de las IL comprenden diferentes mecanismos, que pueden ser:  

▪ Mediadores de inmunidad natural o inespecífica (IFN, TNF, IL-1, IL-6);  

▪ Reguladores de activación, diferenciación y crecimiento de  linfocitos ( IL-2, IL-4 );

▪ Reguladores de  mediación inflamatoria (IFN γ, IL-10, IL-5, IL-12, MIF);  

▪ Estimuladores de crecimiento y maduración de leucocitos inmaduros (IL-3, IL-7,  IL-9,    IL-11, GMCSF, M-CSF).

Ya dijimos que la  relación entre los cuatro sistemas se objetiva en la expresión recíproca de receptores a sustancias comunes en células de cada uno. Es así que citoquinas, hormonas, neurotransmisores y neuropéptidos encontrarán sus receptores específicos distribuidos en todos los tejidos. A modo de 6 ejemplo citamos al linfocito que expresa receptores a corticoides, VIP, insulina, estradiol, prolactina, testosterona, ACTH, agentes  β adrenérgicos, sustancia P, somatostatina, encefalinas y endorfinas. Podríamos pensar que los linfocitos se comportan como verdaderas hipófisis periféricas circulantes. La gran mayoría de estos factores son sintezados  in situ, ya que estas células no tienen capacidad de almacenamiento y su liberación es mediada por estímulos antigénicos. A modo de ejemplo diremos que la ACTH hipofisaria se produce, almacena y libera en cantidades suficientes, pero debe viajar por el torrente sanguíneo para ejercer su acción sobre la suprarrenal; los linfocitos, en cambio, producen cantidades mínimas pero infinidad de ellos la secretan frente a la glándula produciendo la misma acción en función del tiempo. (así un estado infeccioso puede tener la misma manifestación de astenia y déficit sistémicos que la depresión endógena como veremos en la segunda parte de este curso).  Todos los sistemas están en permanente relación y la modificación en uno dará indefectiblemente cambio en el otro, en el siguiente gráfico damos ejemplo de ello.

CONCLUSIONES

Con la íntima interrelación de los sistemas psicológico, neurológico, endocrinológico e inmunológico se conforma el sistema psiconeuroinmunoendocrino, que recalquemos es el realmente responsable de las respuestas adaptativas e integrativas desde y hacia el medio.  Nadie duda que una situación emocional pueda influir sobre el cuerpo y determinar o modificar una enfermedad, ni tampoco que una enfermedad pueda modificar la reacción psicológica del individuo hacia los demás y hacia el medio.   La desregulación del sistema PNIE produce enfermedad que puede manifestarse en el plano físico o psicológico. Queda claro que cualquier patología se expresa primordialmente en un sistema pero conlleva, indefectiblemente, a una alteración en todo el resto del circuito.  Sin embargo la repercusión psicológica o emocional  excede a la orgánica. No respondemos todos del mismo modo al mismo stress.  Sabemos  que la respuesta multimodal al stressor no depende de la calidad del mismo sino de la evaluación cognitiva individual que cada uno hace, de acuerdo con el bagaje sociogenético-cultural que arrastra.  La PNIE nos enseña lo errado del concepto de equilibrio. Lo normal es la adaptación circadiana, metabólica, endócrina y psicológica a cambios permanentes. La fluctuación y la adaptabilidad definen la salud. La pérdida de esta capacidad es la enfermedad.                                                                                       

Como conclusión final digamos que toda experiencia  conflictiva o traumática puede producir cambios orgánicos. Un hecho traumático externo puede quedar grabado en tres tipos de memoria: la sensorial corta, la límbico-temporal larga o la inmunoendócrina, que es eterna.  En resumen, la PNIE pretende estudiar a la enfermedad como el resultado de la ruptura de un sistema. Tradicionalmente cada especialidad médica entiende  a la enfermedad sólo parcialmente, parcialidad producto de un pensamiento unicausal y simplista. El ser humano es una complejidad de sistemas que nosotros dividimos para entender y aprender, pero no debemos perder el concepto de que el todo es más que la suma de las partes. Solo así, más que aprender, aprehenderemos la salud y la enfermedad. La PNIE recupera la versión holística de la Medicina hipocrática pero sin olvidar la singularidad de cada ser. Sólo en la interacción del hombre biológico, psicológico y social con su medio se entiende que no hay enfermedades sino enfermos.

VIVENCIAS y ENFERMEDAD

Nadie duda  que una situación emocional pueda influir sobre el cuerpo y determinar o modificar una enfermedad, ni tampoco que una enfermedad pueda modificar la reacción psicológica del individuo hacia los demás y hacia el medio.   El estudio más notorio es el estudio epidemiológico de House et al., quienes evalúan que el aislamiento afectivo es un factor de riesgo metabólico tanto o más importante que el tabaquismo, la hipertensión arterial o la obesidad.  También en un estudio retrospectivo Rozansky muestra como la depresión es el factor predisponente más importante para enfermedad cardiovascular, por sobre la obesidad, el sedentarismo y el uso de drogas.  Al hablar de stress  comprenderemos las bases psiconeuroinmunoendócrinas de estos fenómenos.

STRESS Y NEURODESARROLLO

Vivencias traumaticas tempranas

Para ejemplificar la importancia del sistema PNIE, en la génesis de la enfermedad psiquiátrica temprana explicaremos como las vivencias infantiles producen rupturas de equilibrio iniciales que se expresan en discapacidades de por vida.  Los factores estresantes influyen en el desarrollo  y la modelación de todas las respuestas psiconeuroinmunoendócrinas. Así, el rol de las llamadas “situaciones traumáticas”  sobre los procesos del neurodesarrollo ha sido en los últimos años un tema con gran número de investigaciones, las cuales muestran cada vez con mayor contundencia el papel determinante de las mismas tanto en la vida tanto pre como post natal.

Hoy sabemos que muchas regiones del cerebro continúan con neurogénesis en la vida postnatal dado que se encuentran en estados pre-mitóticos; entre ellas podemos mencionar al bulbo olfatorio, el hipocampo y  De igual forma también continúan postnatalmente ciertos procesos de gliogénesis cerebral.  Se irá dando, entonces, en forma permanente una remodelación (troquelado en el sentido de Lorenz) de las estructuras y las funciones del SNC. Debemos entonces aceptar que aquellas experiencias vitales, fundamentalmente tempranas, vividas como factores estresantes ya sean de carácter real y objetivable (afecciones sistémicas, mal nutrición, catástrofes, etc.) o vivenciales menos objetivables (traumas psicológicos, conflictos fantaseados, etc.), se objetivarán en alteraciones biológicas. Sin importar el tipo, mientras estas experiencias sean evaluadas por el individuo como estresantes, mostrarán una interacción con otros factores concomitantes (genéticos, biológicos, ambientales, psicológicos, socio-culturales). De esta forma, el procesamiento individual ante los estímulos estará íntimamente relacionado con dichas trazas biológicas, dando como resultante diferentes patrones de afrontamiento al stress. Son ya clásicos los trabajos de pacientes con abuso o maltrato infantil (incluyendo aquí no sólo la agresión sino también el abandono) que muestran mayor vulnerabilidad a la depresión, a los trastornos de ansiedad y una menor capacidad de respuesta a factores estresantes en la edad adulta. Esto muestra claramente la influencia de las experiencias tempranas sobre las respuestas conductuales futuras, tanto normales como patológicas.

A nuestro criterio, este gráfico que corresponde a Hein y Nemeroff es el correlato psiconeuroendócrino de las series complementarias freudianas.  Fenotipo vulnerable  Hiperactividad eje CL HHPA  Hiperactividad NA  Disminucion neurogénesis                   Aumento neurotoxicidad  Predisposición genética Eventos adversos tempranos  Vulnerabilidad al Stress ante eventos vitales.  Alteraciones Biológicas  Cambios Conductuales y Emocionales  – Depresión  – Ansiedad  Eventos Vitales o Traumas de Adultez   El fenotipo vulnerable tiene entonces hiperactividad límbico-hipotálamo-hipófiso-adrenal, hipertono noradrenérgico, aumento de los fenómenos de neurotoxicidad y disminución de los fenómenos de neurogénesis. A su vez, por la íntima interrelación entre todos los sistema psiconeuroinmunoendócrinos, este aumento de CRH llevará a una hipofunción tiroidea y somatotrófica (consecuencia del aumento de somatostatinas)con modificaciones prolactínicas y alteraciones en  el eje gonadal (consecuencia del aumento de  β10 endorfinas). Es asimismo importante la inmunosupresión que se produce. Todas estas alteraciones se gatillan ante vivencias traumáticas y condicionan respuestas adaptativas.

 

MAGRI

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA

Illa G.: Inmunidad. Su interelación psiconeuroendocrina. En: Lopez Mato A.Psiconeuroinmunoendocrinología. Aspectos epistemológicos, clínicos y terapéuticos.

Psiconeuroinmunoendocrinología: Lopez Mato A., Boullosa O., Márquez C.

Lopez Mato A. Introducción a la Psiconeuroinmunoendocrinología. En: Psiconeuroinmunoendocrinología II Nuevos dilemas para viejos paradigmas. Viejos dilemas para neoparadigmas.

Psiconeuroinmunoendocrinología. El todo es más que la suma de las partes. En: Lopez Mato A, Vieitez A, Bordalejo D. Afrodita, Apolo y Esculapio

Lopez Mato A.  Stress, resiliencia y acritud. En: Lopez Mato A, Vieitez A, Bordalejo D. Afrodita, Apolo y Esculapio. Diferencias de género en salud y enfermedad.

Lopez Mato A. Psiconeuroinmunoendocrinología. En: Marchant N, Monchablon A. Tratado de Psiquiatría. Grupo Guía. Buenos Aires, Argentina. 2005

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Popup By Puydi