«

»

SEXUALIDAD-AMOR: PRIVILEGIO MAL ENSEÑADO

SEXUALIDAD-AMOR: PRIVILEGIO MAL ENSEÑADO

LO QUE SE QUIERE SABER DEL SEXO“Quien no conoce nada, no ama nada. Quien no puede hacer nada, no comprende nada. Quien nada comprende, nada vale. Pero quien comprende también ama, observa, ve… Cuanto mayor es el conocimiento inherente a una cosa, más grande es el amor… Quien cree que todas las frutas maduran al mismo tiempo que las frutillas nada sabe acerca de las uvas.”

PARACELSO

 

“ES MAS FACIL QUE NIÑOS, HOMBRES Y MUJERES DE TODAS LAS EDADES HAYAN VISTO MÁS DE UNA MANERA, ESTILO Y FORMA DE MATAR A UN SER HUMANO EN CINE, NOTICIEROS Y OTROS MEDIOS , QUE HACER EL AMOR.

TODAVIA HAY PADRES QUE SE ALEJAN EN LUGARES DEL ZOOLOGICO EN DONDE DOS ANIMALES ESTEN COPULANDO CASI SIEMPRE AVERGONZADOS. ME SIGUE RESULTANDO EXTRAÑO ¿Y A VOS ?

TENER / HACER SEXO O HACER EL AMOR NO ES LO MISMO: si bien los órganos y sistemas intervinientes coinciden, existen diferencias sustanciales, aunque para muchos ambas cosas son equivalentes: parece que fuera un trámite administrativo de los sábados en la tarde, o a veces alguna noche, cuando los chicos están en casa de los abuelos o de un amigo.

LO QUE SE QUIERE SABER DEL SEXOSi bien como todo lo atinente a la mente humana merece un trato especial a cada ser, aun así se puede afirmar que no son pocos los que asimilan a este acto inigualablemente bello a una función fisiológica.

Tal vez no se haya comprendido aún o -lo que es peor- se haya olvidado, que el sujeto humano es el único que sabe que va a morir, de modo que con el aprendizaje necesario el sujeto puede organizar su vida correspondiente a la niñez, juventud, adultez y finalmente su vejez. Tambien es el único que puede preocuparse, es decir, adelanterse con el pensamiento y racionalidad a un hecho o alguna circunstancia que pueda desequilibrar su Homeostasis psíquica.

Tambien sabe que es el único ser que puede hacer el amor de frente. Esta característica -lejos de ser un hecho menor- es uno de los escondrijos mentales humanos por el cual no se trata de un acto instintivo, línea de pensamiento que se le quiso endilgar a Freud sólo porque los ingleses no podían traducir la palabra alemana “TRIEB” por él empleada, y que a las disparadas se tradujo como “instinct”, cuando en realidad se hablaba de”PULSIÓN”.

LO QUE SE QUIERE SABER DEL SEXO Mirarse antes, durante y después de hacer el amor nos hace únicos, porque reconocemos en “la mirada” (tema desarrollado extensamente por Jacques Lacan) el sentimiento del otro que trae de la mano el deseo al goce, por lo tanto se transforma en un acto de amor. Se puede fingir un orgasmo y algunas veces un varón ducho se las arregla para salir triunfante con algunas trampitas parecidas a la erección. Pero lo que es muy dificil de fingir es la mirada profunda del amor; él o ella “saben” leer la mirada del otro y lo que conlleva el mirarse. De aquí a que uno u otro quieran desconocer lo que ven si no es efectivamente positivo, es una cuestión aparte.

Son muchas las disciplinas que intentan ayudar tanto al hombre como a la mujer a mejorar sus actos íntimos, pero casi siempre se cae en soluciones o tratamientos causalistas, proponiendo lugares, tiempos, posiciones y demás cambios, que en realidad son de la órbita externa al psiquismo humano.

Algunos entienden que las pautas culturales a las que fuimos sometidos los que por lo menos hoy somos adultos, nos empujaron a tener una desmesurada expectativa por una falta adecuada de información hacia “la primera vez”. Luego, estando dentro de la etapa de la juventud, el psiquismo, en concordancia con los sistemas endocrinológicos y neurológicos, crea una etapa donde la seducción, la atracción y el encantamiento ocupan uno de los primeros lugares entre las preocupaciones juveniles. Una vez que se pasa a la siguiente etapa y cumpliendo con el legado familiar y social, puede que se terminen los estudios -tal vez terciarios o universitarios-, haya un matrimonio, hijos provenientes todavía de esa pasión primera, y se llegue a un amesetamiento, estandarización o acostumbramiento de las pautas de intimidad. Aquí es donde la familia y, en consecuencia, la LO QUE SE QUIERE SABER DEL SEXOsociedad o viceversa, comienzan una silenciosa decadencia.

Hay muchos escritos, libros, tratados, conferencias, simposios, acerca de la sexualidad, y estimo que todos tienen un poco de razón y otro tanto de equivocación. En nuestro país hizo estragos la educación preconciliar que han recibido la mayor parte de nuestros parientes, que aún hoy repercute en las situaciones y actitudes íntimas.

Como pequeña anécdota, puedo contarles que en unas charlas para parejas bastante concurridas y propiciadas por un muy destacado miembro de la Iglesia barrial, hoy obispo en la zona norte del Conurbano, distintas parejas sentadas en ronda hablaron sobre este tema. Cuando llegó mi turno expresé que respetuosamente estaba en disidencia con la postura general de que no se podía hacer el amor en     la actualidad por culpa de “los tiempos”, “las preocupacionestodo sexo económicas”, “la situación social”, y varios otros motivos. En la fundamentación de mi posición, les propuse a todos -sin ánimo de que me contestaran, cosa que los invito a ustedes lectores de esta nota a que hagan el mismo ejercicio-, que recordaran cómo fue la primera vez de cada uno de nosotros. Como tengo ya vividos algunos años, me tomé el atrevimiento de teatralizar verbalmente distintas figuras, algunas casi cómicas, de esa primera vez, donde el factor coincidente era la incomodidad de un “fitito” o de un Citröen, el duro y frío banco de una plaza, un incómodo zaguán, y otras variantes. Así se nos iban las horas y cuando nos dábamos cuenta sólo nos quedaban 4 ó 5 para dormir e ir a trabajar. Preguntaba en aquel entonces y pregunto ahora: LO QUE SE QUIERE SABER DEL SEXO¿por qué ahora no lo podemos hacer?

Bien, una de las respuestas puede ser que las pautas o límites culturales de los que hablara anteriormente, nos fijen un techo para el deseo y que otra parte de él, que se desarrolla -igual que un vino reserva- con el tiempo, va quedando fuera de la institución matrimonial, motivo por el cual los componentes del matrimonio buscan otras fuentes, quedando corrompido y lesionado el contrato de amor.

Este proceso es un ida y vuelta con la sociedad, dado que lo podemos aplicar desde la sociedad hacia el hombre o viceversa, ya que el hombre actualmente cumple funciones, actividades, trabajo, con un carácter y personalidad achatados, amesetados, condicionando sus resultados.

No es difícil ver en algunas profesiones como las nuestras, que tienen contacto con pacientes, la fuerza pulsional que lucha contra el hombre o la mujer para quedarse dentro de la “normalidad preestablecida”, dando lugar así a una sub-sociedad donde uno u otro, con terceros desconocidos, pueden llevar a cabo actitudes por fuera del matrimonio. Dicha “fuerza pulsional” o energía no resuelta es no pocas veces origen de enfermedades que la Medicina Clínica resuelve de distintas maneras, pero también es de destacar que la mayor parte de los dolores y malestares que tratamos en la Terapia del Dolor (a través de prácticas como la Masoterapia, la Reflexología, la Magnetoterapia, etc.) tienen el mismo origen.

LO QUE SE QUIERE SABER DEL SEXOVale la pena aclarar que no todas esas actitudes de origen libidinal se concretan con el sexo. Por ello, en un post de fecha 6 de enero de 2013, hablé de la sublimación en el arte, religión, ciencia, política, tecnología, o encierro en la profesión elegida. Es sumamente importante para nuestro futuro social y particular entender, comprender y saber acerca de la sexualidad, para dejar de tener que echar mano a falsos gurúes, ídolos de barro, espectáculos decadentes, sustancias marginales, alcohol, viajes, acumulación de poder y dinero y otros sustitutos de lo que nos es normal, legítimo y necesariamente humano.

“Lo que puedes hacer, o sueñes que puedes hacer, empieza”.       Goethe

Pink Floyd Flower Scene.What Shall We Do Know

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Popup By Puydi